politica_internet

De entrada la respuesta es No. Ninguna marca, personaje, empresa, establecimiento privado o público, etc., tiene el mismo tratamiento en redes sociales.
Me encontré con un caso de una agencia de publicidad que empezó a ofrecer servicios estratégicos de redes sociales. Esta agencia tiene reconocimiento por su trabajo con las marcas, pero también ofrece este servicio ante las instituciones públicas y las campañas políticas, claro, es donde hay buena plata.

Analizando su estrategia con una campaña política, me daba cuenta de que saben de manera general lo que son las redes sociales y su gestión. Tenían un objetivo claro, crecer en seguidores y bueno, trataban de “conversar”. En Twitter por ejemplo, daban los buenos días a las 9:00 Am y en Facebook subían uno o dos post con un diseño propio, a veces, una que otra foto del candidato.
Es sabido que la información que produce durante el tiempo de campaña es inmensa, se produce como bola de nieve y desde muy temprano, hasta muy tarde; me atrevo a decir que lo que publicaban era solo el 10% de todos los contenidos que podían utilizar.
Ante esto, ¿cómo te das cuenta de que redes sociales de carácter político no están siendo bien gestionada? Aquí están mis respuestas:
1.     Flujo de información muy bajo. Entre 5 y 10 tweets es un índice muy bajo, en este caso ¿dónde están las respuestas y la conversación? En Facebook, sabiendo que es tu tratamiento es más lento, no se justifica un post por día, en este sentido ¿porqué no publicar las fotos del recorrido del candidato o del político? ¿No hay videos?

2.     No hay debate y foros. Si el político o ‘lo político’ está en redes sociales, es más que importante escuchar y gestar la participación en ese escenario. Si estás en redes sociales, pero no escuchas a la ciudadanía, mejor no estés. Y si tienes miedo a las crisis y no tienes un protocolo para estos momentos, mucho peor.
3.     El lenguaje con el que se habla asemeja a la de un equipo y no a la del político como tal. En el caso de un político es importante hablar desde el “Yo”, que se vea que la persona está allí, que el político está allí. Si este quiere hablar de su equipo lo puede hacer desde la primera persona también.
4.     No hay una estrategia articulada con otros medios, por ejemplo, estar sintonizados con una estrategia de comunicación política en general, es decir, video, página web, radio, etc.
5.    Que el día después de las elecciones no se diga ni un mensaje o lo que es peor, que las cuentas queden abandonadas por los siglos de los siglos. Este es un mensaje utilitarista.
Es totalmente errado y arbitrario pensar que si manejas la estrategia de una marca, puedes hacerlo con lo del un personaje político o por ende, de una institución pública. Son cosas diferentes.
Desde mi experiencia, sé que hay que conocer muy de adentro donde se está y cómo funciona el contexto para hacer una buena estrategia.
Hay dos áreas que conozco muy bien y son el Turismo y la Política, y las dos son muy distintas, tienen puntos en común, desde el simple hecho de estar en redes sociales, pero también muchos puntos que los diferencian por la esencia de lo que son.
La diferencia es clara, Turismo es hablar desde “lo privado” (aunque hay excepciones) y Política desde “Lo público”.
Una vez que te encuentres haciendo la estrategia, te das cuenta que cada uno habla por sí solo.

Fuente : linaroc.com

Anuncios