Nuevas Tecnologías y Democracia: Las Posibilidades del Gobierno Electrónico

Por Marisa Avogadro

En tiempos actuales, signados por la palabra cambio e imbuidos en un proceso de aceleración histórica; la introducción de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (NTIC), en el planeamiento de políticas públicas y el ejercicio de gobierno, está produciendo cambios en diversas instancias sociales: seguridad, educación, justicia, relaciones personales, economía, etc.

Se hallan nuevas relaciones entre el gobierno, los ciudadanos y las empresas. Los cambios permanentes en el escenario social, el contexto mundial globalizado, las modificaciones que acompañan a la implementación de las NTIC, llevan a buscar nuevas maneras de comunicar, en este caso, mediante un sitio electrónico de gobierno, intentando generar procesos de transparencia y participación política.

Diversos autores señalan que un gobierno electrónico ( e-gobierno) es un modo de ejercer una democracia más participativa, donde los ciudadanos conocen más sobre lo que sus gobernantes realizan y pueden manifestarse para conseguir desde diferentes lugares y roles, una gestión más transparente, eficiente; donde se puede saber qué sucede y acceder a los servicios, las 24 hs del día los 365 días del año.

El e-gobierno, está enmarcado dentro del Desarrollo Basado en el Conocimiento (DBC) y su puesta en marcha depende no sólo de las posibilidades de desarrollar el sitio, sino también del acceso real de los usuarios al mismo; mientras que la temática económica y la brecha tecnológica en países latinoamericanos genera preocupaciones, sobre la viabilidad y un aprovechamiento pleno de estos sitios electrónicos.

Entendemos por gobierno electrónico: un instrumento de gobierno que se concreta a través de una plataforma tecnológica que se vale de una red mundial interconectada de datos. Dicha red permite generar espacios de participación social en el área referida a través de servicios, temas e informaciones que incumben a la ciudadanía; en una interrelación entre gobierno y ciudadanos; gobierno y empresas; ciudadanos entre si; gobierno y empleados y gobiernos entre sí. Con el objeto de conseguir una forma de gobierno más participativa, ágil, eficiente, donde se promueve el desarrollo de capacidades.

e-gobierno y DBC
La palabra conocimiento, que proviene del verbo conocer, significa averiguar por el ejercicio de las facultades intelectuales: la naturaleza, cualidades y relaciones de las cosas. Por ello, a través de la gestión del conocimiento, los datos estructurados se transforman en información y dicha información, en un contexto dado y habilidades personales, pasa a ser saber y se transforma en capital intelectual.

De este modo, el Desarrollo Basado en el Conocimiento (DBC) permitiría basar la economía en una economía de conocimiento y ello supone adoptar un punto de vista diferente tanto para evaluar situaciones como para proponer acciones en una región. Porque el punto de partida son los activos intangibles o de conocimiento.

El gobierno electrónico se relacionan directamente con este enfoque. Comenzar a vislumbrar las posibilidades que representa esta nueva economía es también pensar para tomar decisiones estratégicas en torno a la importancia de desarrollar plataformas de gobierno electrónico que permitan no sólo acceder fácilmente a la información presentada por organismos gubernamentales, sino también, interactuar, realizar tramitaciones, ver, analizar, valorar políticas públicas y tener herramientas necesarias para conocer gestiones, su transparencia, su valor para la comunidad en la que se lleva a cabo; detectar falencias y necesidades, entre otras.

Esta forma de gobierno presupone el desenvolvimiento de una cultura de e-gobierno que incluye desde la capacitación de los prestadores del servicio y la población usuaria, en el ámbito de las nuevas tecnologías; como así un seguimiento de la acción de las autoridades y la participación activa de la población.

En este entorno, se debe tener en cuenta además, una estrategia de e-gobierno. Consideramos a la estrategia como la manera de coordinar integralmente los recursos existentes para lograr una posición de ventaja sobre el competidor. Así, deben posicionarse las propuestas de gobierno electrónico.

En el diseño de una estrategia de gobierno electrónico se deben en cuenta tres pasos:
1) El alcance de la estrategia de gobierno electrónico.
2) Definición del rol estratégico del gobierno
3) El modelo de referencia para el planeamiento estratégico.

Saxena propone que una estrategia de gobierno electrónico en búsqueda de excelencia, debe identificar una administración: eficiente y orientada a resultados; enfocada a las necesidades y deseos del ciudadano; que sea abierta, democrática y políticamente gestionable.

Gobierno electrónico y gobierno móvil
Los sitios de gobiernos electrónico deben ir madurando y haciendo crecer sus propuestas. Siua y Long se refieren a cinco fases que van de menor a mayor interacción:
– Presencia en Internet
– Interacción
– Transacción
– Transformación
– Democracia electrónica

En términos de Davison, Wagner y C.K. Ma, conlleva una madurez vinculada al uso de tecnologías de la información, estableciendo que la fase de interoperabilidad es decisiva porque es la conexión entre la generación de valor para el ciudadano y la actuación de cada área funcional de gobierno. Y, una manera de identificar los avances de gobierno electrónico para migrar a etapas superiores de desarrollo es atendiendo a los estadios de interacción que se van agregando en el mencionado sitio electrónico y la capacidad de interconexión e interoperabilidad desarrollada.

NTIC y democracia
La permanente evolución de las NTIC permite desarrollar nuevas y mejores formas de prestación de e-gobierno: el sitio está disponible 24 hs. al día los 365 días del año. Permite traspasar barreras de tiempo y espacio; proyectarse en una multiculturalidad; propalar infinidad de informaciones; disminuir costos de prestación de servicios y redundar en procesos de transparencia, eficiencia y mayor posibilidades para el usuario/cliente y la democracia electrónica. A ello, se le suma ahora el gobierno móvil ( m-gobierno) , donde se emplea la comunicación e información móviles/inalámbricas en el sector público: teléfonos celulares/móviles, computadoras portátiles y asistentes personales digitales (PDA), conectados a redes locales inalámbricas. Un ejemplo de ello es la iniciativa de m-gobierno de Hong Kong. Este m-gobierno complementa y no sustituye al e-gobierno.

Proponer acciones desde el gobierno electrónico, de ciudades, regiones, países, etc.; es dar paso a conocimientos tácitos, a su importancia, su presencia y su valor, en propuesta plasmadas en una comunicación realizada con NTIC, que generarán también ciberciudadanos interconectados, con mayores posibilidades de intervención en su realidad social, transformándose de espectadores en actores de su propia historia de vida cotidiana, siempre y cuando puedan acceder a dichas tecnologías y superarse la brecha tecnológica referida en los países en vías de desarrollo.


Mtra. Marisa Avogadro
Investigadora Línea Externa, Cátedra de Comunicación Estratégica y Cibercultura, ITESM, Campus Estado de México, México y Perito, Justicia Federal, Poder Judicial de la Nación, Mendoza, Argentina, en acceso a la información , cibercultura, tecnología, Argentina.

Fuente : razonypalabra.org.mxtag-cloud

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s