1381494415_1

Buscar un taxi en la calle, llamar a un servicio de teletaxi…o utilizar una aplicación desde el móvil. Hailo y Mytaxi son dos de la aplicaciones para solicitar taxi que operan en España.

En 2011, tres taxistas londinenses se asociaron con tres emprendedores para diseñar una aplicación que permitiera solicitar un taxi desde el smartphone. Consiguieron recaudar 50 millones de dólares de capital riesgo para arrancar Hailo. En la actualidad, el servicio está disponible en 15 ciudades, como Londres, Dublín, Nueva York, Tokio o Toronto.

En España, funciona desde el pasado verano en Madrid y Barcelona, donde operan cerca de 26.000 taxis de los 70.000 que hay en España. “Es prioritario crear una gran red de taxistas, es la única forma de dar un buen servicio”, asume Caspar Woolley, cofundador y director operativo de Hailo.

La compañía cuenta en la actualidad con más de 35.000 taxis asociados en el mundo, de los que 15.000 se encuentran en Londres. “En Londres se puede conseguir un taxi con Hailo en menos de dos minutos, la mitad de la flota de taxistas de la ciudad trabaja con nosotros”, explica. Los fundadores de Hailo presumen de que cada 4 segundos se acepta un servicio Hailo en algún lugar del mundo.

La aplicación, gratuita, se puede descargar en las tiendas de Apple y Android. Bastan dos clics para solicitar el taxi. El cliente puede en todo momento comprobar cómo se aproxima el taxi y ver el tiempo que falta para que llegue a recogerle. El pasajero puede pagar en efectivo o con tarjeta. Incluso puede registrar los datos de su tarjeta en su perfil Hailo para que le carguen el importe de la carrera directamente. Ya hay más de 525.000 pasajeros registrados en todo el mundo. “Se humaniza el servicio porque se puede consultar el nombre del taxista, ver su foto o disponer de datos como la matrícula del vehículo para reconocerlo cuando llegue”, explica Woolley.

Taxistas

El confundador de la compañía asegura que la herramienta, gratuita también para los taxistas, les aporta datos tales como número de carreras realizadas o kilómetros que han recorrido vacíos, que les permiten mejorar su eficiencia. Los clientes se asignan por un algoritmo que geolocaliza al taxi más cercano. Durante ocho segundos en exclusiva este taxista puede aceptar el servicio o no. Al pasar ese tiempo, el aviso salta al resto de taxis cercanos. Así se asegura que los que van a hacer el servicio Hailo están aproximadamente a cinco minutos del pasajero.

Woolley explica que el modelo de negocio es diferente en cada ciudad. En España, es gratuito para los pasajeros, mientras que los taxistas pagan una pequeña comisión por cada carrera que han logrado mediante Hailo. Sin embargo, en otras ciudades, el cliente paga un pequeño cargo por coger un taxi a través de esta aplicación.

MyTaxi

En España también opera la alemana MyTaxi, que se creó en 2009 y cuenta con un 30% de cuota de mercado en Alemania. La compañía cuenta con 35.000 taxis adscritos y más de 7 millones de descargas, y está disponible en más de 40 ciudades alemanas, y localidades como Viena, Zúrich, Barcelona, Madrid, Varsovia y Washington.

La aplicación, gratuita, está disponible para Apple, Android y BlackBerry. El pasajero puede visualizar todos los taxis cercanos a su posición, seguir la llegada del vehículo e incluso calcular el importe de la carrera antes de subirse al taxi. El cliente tiene información del conductor, puesto que aparece una ficha con su nombre, foto, número de teléfono y evaluación media. De hecho, la aplicación permite al pasajero calificar mediante estrellas al conductor y al vehículo, e incluso guardar a los favoritos en su cuenta personal, de forma que puede indicar su preferencia en futuros pedidos de taxi. Recientemente, ha renovado la aplicación para hacerla accesible a personas ciegas, al permitir su uso mediante comandos de voz.

Alternativas

Además de Halo y Mytaxi, se pueden utilizar otras aplicaciones como GooTAxi, By-Taxi, Click A Taxi y Join UpTaxi. Ésta última, que funciona en Madrid, Barcelona, Sabadell y San Sebastián, permite también compartir taxi.

Fuente: expansion.com

Anuncios